Parsiomonia

Las agujas se mueven Rompen el vidrio Ni rápido ni lento Tampoco violento Las hojas susurran Aterciopeladas No las dejen abandonadas Quédate ahí, en el mismo sueño Descalza Quédate ahí, no busques dueño Desnuda Quédate ahí, se triza el tiempo Fortuna Restaura las alas No caigas en picada Esconde el reloj en la arbolada.

Anuncio publicitario

Forasteros en apuros

—Voh’ te vai’ a parar y nos vai’ a dejar en la misma casa, conchetumare —dijo Borracha con una Báltica en la mano, la que anteriormente había roto con intenciones de amenazar, dejando trozos de vidrio por todo el lugar. Pendeja había presenciado situaciones bastante hostiles, mas nunca se vio inmersa en algo que la […]