Forasteros en apuros

—Voh’ te vai’ a parar y nos vai’ a dejar en la misma casa, conchetumare —dijo Borracha con una Báltica en la mano, la que anteriormente había roto con intenciones de amenazar, dejando trozos de vidrio por todo el lugar. Pendeja había presenciado situaciones bastante hostiles, mas nunca se vio inmersa en algo que la […]

El club de las suicidas

—Estoy recién comenzando a querer vivir—mencionó la pendeja al mirar su cigarrillo, mientras la ceniza caía en la baldosa del baño. —Es un avance—respondió la suicida uno, quien entonces era una nueva paciente trasladada de otra institución por reiterados intentos de suicidio. El humo de los cigarrillos consumidos se contemplaba casi tapando toda vista posible. […]

Valentía

Te sugiero que no te acerques demasiado. No seas bien apresurado. Tengo presente tantas cosas que te quisiera contar. Prefiero que no te asustes, cuando apareces justo en mi mente, como casi de repente. Eres vida, un tesoro, ¿quieres adivinar cuánto te adoro? Tu mirada y nuestra sincronía, traen gran filosofía. En verdad, son un […]

Cobardía

Un oso, Malherido, intentó escapar de la bondad divina que lo acechaba. Con sigilo procuró no acercarse demasiado, puesto que consigo traía grandes caos. —No temas a cumplir tus sueños, no lo pienses demasiado, mi querido Malherido, tienes semejante talento y no eres capaz de notarlo. No creas que está mal el sufrimiento, a veces […]

Déjate de webiar

Quiere saber qué es lo que quiere, sin querer queriendo. Necesita tener una certeza de lo que va a suceder. Puede ocultarse entre las tinieblas de sentimientos reprimidos. Pero no logra ocultar su mirada de cercanías anheladas, que subyacen de soledades por opción. Trata de no sentirse como en casa, sin embargo, le es difícil […]

No me interesa

No me interesa el roce de dos almas desnudas. No tomo en cuenta la gratificación pasajera. Nadie piensa en ti y en tu grata compañía. Cuanto odio a los humanos, ¿acaso no eres de este planeta? Fuga fugaz y mil encuentros, tanto como se le ocurra a una mente enloquecida. Puedes buscarme en el mismo […]

El sapo incompleto

Se dirigió indignada a la tienda china que iba regularmente en compañía de su dulce abuelita solicitando que le cambiaran el sapo. –Vengo a que me cambien el sapo–le dijo la pendeja al chino que sabe más español que cualquier haitiano promedio. –¿Qué le pasa a su sapito?–respondió este con suma extrañeza en su rostro. […]

Vehículo infernal

Ajustó su chaqueta de cuero rosa y le añadió algunas cuentas brillantes. –¿Real?– preguntó Pendeja mientras bajaba sus ray ban para contemplar mejor el panorama. –Yo no te digo nada por esas desdichadas ojeras que traes con tu intento de gótica– replicó Pendejo. Al terminar de modificar sus atuendos ochenteros versión party time, se encaminaron […]